NOTICIAS

oposicion5

 

Entrenamiento mental ante una oposición

 

Cuando alguien nos habla de higiene, lo primero que nos viene a la cabeza es la higiene física, que todos sabemos que se puede conseguir cuidando nuestro cuerpo y manteniendo ordenado y limpio todo nuestro entorno. Con estas medidas, lo que hacemos es prevenir los problemas de salud y mejorar nuestra calidad de vida.

Sin embargo, cuando hablamos de higiene mental muchos de nosotros nos preguntamos qué incluye dicho concepto. Pues bien, la higiene mental la podemos definir como el conjunto de actividades que permiten que una persona consiga el equilibrio adecuado en su entorno, es decir, que el sujeto consiga gozar de una buena salud mental

Uno de los grandes retos a los que un opositor debe enfrentarse cuando quiere presentarse a una oposición es a su propia mente. Parece un contrasentido que haya algo en nuestro interior que se convierta en una dificultad a superar, pero, a veces, es la mayor dificultad de todas. Solemos describirla como “nervios, estrés o falta de concentración”, entre otras muchas etiquetas que podríamos poner. En cualquier caso es evidente que es un problema a resolver.

Para tener una buena higiene mental os damos los siguientes consejos:

  1. Tener una buenadisciplina mental. Es uno de los puntos clave, y consiste en el propio autocontrol. Debemos ser conscientes de que nos estamos enfrentando a una prueba importante, pero que si está suficientemente preparada, puede ser superada. La disciplina mental se entrena, y se va obteniendo con el convencimiento de que hemos trabajado la materia, hasta tal punto de que no podemos ir mejor preparados de lo que lo estamos. La seguridad en este sentido lo dan las buenas herramientas, a saber, un temario ajustado y completo, buenos profesionales docentes que han resuelto los problemas y guiado hasta ahí,  y un trabajo realizado por el opositor de estudio, profundización y análisis. Todo ello transmitirá la seguridad necesaria y el convencimiento de que es perfectamente posible, por supuesto, superar la prueba; y acabará con los miedos, que son los que generan dichas inseguridades.
  2. Tener un buen nivel de autoestima. Es fundamental cuidar la autoestima. Es necesario empezar a valorar nuestras aptitudes y capacidades.
  3. Tener una buena planificación. Un opositor debe ser consciente de que tiene que repartir su tiempo de la manera idónea, pero a la vez asumir que no va a conseguir su objetivo convenciéndose a sí mismo de que va a aprobar porque se encierre en su habitación, acuda a la biblioteca o asista a su centro de estudios un montón de horas al día. Un opositor necesita rendimiento en ese tiempo de estudio. Muchas veces es preferible tomarse un descanso al percibir una falta de aprovechamiento, que persistir en el intento. Precisamente esa segunda opción puede llevar a que nazca la fatiga, el hastío, el cansancio y por último el desistimiento. El día tiene muchas horas, pero incluso la oposición a priori más difícil permite cierto tiempo de descanso, por otra parte muy necesario, así de ocio.
  4. Tener una buena rutina de sueño. Es recomendable dormir 8 horas de un tirón, porque la falta de sueño nos vuelve malhumorados e irascibles. Si no conseguimos dormir esas ocho horas, debemos intentar dormir al menos seis horas.
  5. Tener una buena dieta alimenticia. No es conveniente hacer comidas copiosas antes de estudiar, porque nos puede dar sueño. No se debe beber alcohol.
  6. Realizar ejercicio físico. Es recomendable salir a caminar al menos 30 minutos al día para despejar la mente. Porque el ejercicio físico nos ayuda a conseguir la sensación de bienestar que necesitamos en nuestra vida de opositor.
  7. Disfrutar de las pequeñas cosas que nos ocurren en el día a día. Es importante que disfrutemos de las pequeñas cosas que nos suceden en el día a día, y, esto se consigue haciendo un balance de nuestro día. Con esto conseguiremos ver los puntos positivos y negativos.

 

Debemos tener en cuenta que un opositor necesita ayuda, y debe ser consciente también de ello. Ayuda de su entorno más próximo, apoyo y estabilidad. Afrontar una oposición ya es una ardua tarea por sí misma como para ocupar nuestra mente con dificultades emocionales. Son distracciones, y si pueden evitarse, hay que hacer todo lo posible por apartarlas,

 

En definitiva, la higiene mental debe ser cuidada por cada uno de nosotros a través de hábitos positivos, porque las valoraciones positivas hacen que tengamos una buena autoestima.

 

oposicion6

 

 

 

La Organización del Trabajo en un Opositor

 

 

Consejos organización trabajo en un opositor

¿Has decidido preparar unas oposiciones y no sabes cómo empezar? Si te sientes identificado, no te preocupes.

El camino de un opositor es un trayecto largo y duro. Podemos compararlo con una maratón, en la cual el atleta va a tener que superar diferentes obstáculos y, aspectos, como constancia y motivación van a jugar un papel esencial en este recorrido. Pero para que aparezcan estos aspectos es necesario establecer algo igual de importante como es una organización en el estudio.

En primer lugar, para llevar a cabo una organización deberemos valorar algunos puntos.

Por una parte, nuestras circunstancias personales, en el sentido de que no es lo mismo quien tenga obligaciones familiares que quien tenga disponibilidad total. En función de mis circunstancias, el tiempo que yo podré dedicar al estudio variará así como la elección del momento idóneo para que el mismo sea lo más productivo.

Por otra parte, deberé decidir cuál será mi lugar de estudio. Mi casa, la biblioteca o la academia de estudio pueden ser algunos ejemplos. La elección del sitio es básica puesto que yo decido cuál es el mejor lugar donde puedo concentrarme. Para ello, un elemento clave es que ese sitio sea un lugar donde haya silencio, es decir, un lugar dónde el ambiente reúna las condiciones necesarias para que esté concentrado.

En segundo lugar, una vez hayamos tenido en cuenta nuestras circunstancias personales, el tiempo y nuestrolugar de estudio, ya podemos empezar a elaborar nuestra organización. Teniendo en cuenta la cantidad de nuestro temario, estableceremos una planificación para que, a medida que vaya transcurriendo el tiempo, tengamos la sensación de ir avanzando.

Sin embargo, no todo es la adquisición de conocimientos. Para algunas oposiciones (como las de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado), es necesario combinar el estudio de la parte teórica con la preparación de pruebas físicas, psicotécnicos, etc. Ello también debe formar parte de nuestra planificación puesto que son requisitos necesarios para obtener la plaza.

Por último, no quiero dejar de lado unos aspectos mencionados anteriormente como son la constancia y motivación. La constancia o persistencia se adquiere mediante el entrenamiento, el  hábito. El inicio de cualquier actividad siempre nos costará mucho esfuerzo ya que supone la adquisición de habilidades que no se aprenden en un día. La regularidad en nuestro estudio es lo que nos va a convertir en expertos en la tarea. No obstante, un aspecto más importante es la motivación. No es lo mismo nuestra motivación inicial (cuando decidimos prepararnos una oposición) que la motivación para la tarea (la horas que tengo que dedicar al estudio). Como dice un famoso psicólogo, “motivación no es tener ánimos, motivación es tener motivos” y somos nosotros los responsables de otorgar un significado a nuestro estudio. Ese valor puede ser intrínseco(capacidad de superación) o extrínseco (nuestra familia). Si buscamos obstáculos en nuestro camino (falta de tiempo, competencia), no estamos avanzando, estamos retrocediendo.

¿Quién te ha dicho que no puedes? ¿Quién te ha dicho que no eres capaz? Da el primer paso. Empieza a establecer una organización en el estudio.

 

 

oposicion7

 

 

Constan de dos pruebas

 

En el año 2007 se decidió cambiar el sistema de acceso hasta entonces utilizado y se creó el RD 276/2007, dentro de éste había un capítulo que describía un sistema transitorio que sólo se aplicaría durante 5 años, es decir hasta finales del 2011. Este método transitorio es el que todos conocemos porque ha sido el último utilizado.

Se realizarán ante el tribunal las siguientes pruebas de carácter eliminatorio en este orden:

 

PRIMERA PRUEBA:

 

Tendrá por objeto la demostración de los conocimientos específicos de la especialidad docente a la que se opta, y que constará de dos partes que serán valoradas conjuntamente:

  • Parte A. En todas las especialidades, las Administraciones educativas convocantes incluirán una prueba práctica que permita comprobar que los candidatos poseen la formación científica y el dominio de las habilidades técnicas correspondientes a la especialidad a la que opte.
    • La duración se determinará en la convocatoria.

  • Parte B. Esta parte consistirá en el desarrollo por escrito de un tema elegido por el aspirante de entre un número de temas, extraídos al azar por el tribunal. En las especialidades que tengan un número superior a 50 temas, deberá elegirse entre cuatro temas.
    • Esta prueba se valorará de cero a diez puntos. Cada una de las dos partes de las que consta deberá suponer como mínimo tres puntos de los diez que comprenderá la valoración total de esta prueba.

Para su superación, los aspirantes deberán alcanzar una puntuación mínima igual o superior a cinco puntos, siendo ésta el resultado de sumar las puntuaciones correspondientes a las dos partes. A estos efectos la puntuación obtenida en cada una de las partes deberá ser igual o superior al 25 por 100 de la puntuación asignada a las mismas.

SEGUNDA PRUEBA:

Tendrá por objeto la comprobación de la aptitud pedagógica del aspirante y su dominio de las técnicas necesarias para el ejercicio docente, y que consistirá en la presentación de una programación didáctica y en la preparación y exposición oral de una unidad didáctica:

  • Parte A. Presentación y defensa de una programación didáctica.

  • La programación didáctica hará referencia al currículo de un área, materia o módulo relacionados con la especialidad por la que se participa, en la que deberá especificarse los objetivos, contenidos, criterios de evaluación y metodología, así como a la atención al alumnado con necesidad específica de apoyo educativo. Esta programación se corresponderá con un curso escolar de uno de los niveles o etapas educativas en el que el profesorado de esa especialidad tenga atribuida competencia docente para impartirlo y en el caso de los aspirantes a ingreso en el Cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria, podrá estar referida a la etapa de la educación secundaria obligatoria, al bachillerato o a los ciclos formativos de formación profesional.
  • La programación elaborada por el aspirante, de acuerdo con los términos que fijen las respectivas convocatorias, deberá presentarse y ser defendida ante el tribunal en el momento que establezca la Administración educativa convocante.

  • Parte B. Preparación y exposición de una unidad didáctica.

  • La preparación y exposición oral, ante el tribunal, de una unidad didáctica podrá estar relacionada con la programación presentada por el aspirante o elaborada a partir del temario oficial de la especialidad. En el primer caso, el aspirante elegirá el contenido de la unidad didáctica de entre tres extraídas al azar por él mismo, de su propia programación. En el segundo caso, el aspirante elegirá el contenido de la unidad didáctica de un tema de entre tres extraídos al azar por él mismo, del temario oficial de la especialidad. En la elaboración de la citada unidad didáctica deberán concretarse los objetivos de aprendizaje que se persiguen con ella, sus contenidos, las actividades de enseñanza y aprendizaje que se van a plantear en el aula y sus procedimientos de evaluación.
  • En las especialidades propias de la formación profesional específica tanto del Cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria como del de Profesores Técnicos de Formación Profesional, la unidad didáctica podrá referirse a unidades de trabajo debiendo relacionarse con las capacidades terminales asociadas a las correspondientes unidades de competencia propias del perfil profesional de que se trate.
  • Para la preparación y exposición de la unidad didáctica el aspirante podrá utilizar el material auxiliar que considere oportuno y que deberá aportar él mismo, así como un guión o equivalente que deberá ser entregado al tribunal al término de aquella.
  • Esta prueba se valorará globalmente de cero a diez puntos, debiendo alcanzar el aspirante, para su superación, una puntuación igual o superior a cinco puntos.

 

oposicion8

 

¿Qué funciones desempeña un docente?

 

Funciones docentes

La educación es algo esencial en nuestra sociedad, que debería ser una preocupación primordial de todas las naciones y quienes las gobiernan. Es la base esencial del desarrollo y progreso de la misma, puesto que a través de la educación se sientan las bases y principios del desarrollo humano social.

Fundamental, por tanto, es que todos aquellos que trabajan por y para la educación tengan claro cual es su misión dentro del proceso formativo. Con el objetivo de que puedan desempeñar su función docente de la manera más correcta.

Si queremos que la educación sea herramienta de desarrollo y progreso de una sociedad, no podemos olvidar que la labor docente no se puede basar en una mera tarea de presentación y transmisión de contenidos, en el que el docente es protagonista.

El modelo educativo se ha transformado, puesto que así lo demandan las necesidades de la sociedad actual. Su configuración y conformación solicitan un docente que transmita valores, que apoye el aprendizaje significativo, por el cual los alumnos aprenden haciendo, experimentando.

Los docentes deben formar individuos capaces de pensar y actuar por sí mismos y, para conseguirlo, deben hacer que la tarea del aprendizaje se ajuste a la realidad así como a los intereses, deseos y motivaciones. En definitiva, que se convierta en un agente socializador y que sea capaz de despertar el interés y motivar hacia el aprendizaje.

Al docente se le atribuyen una serie de tareas que le son propias como: la programación y la enseñanza de las diferentes materias que le son encomendadas; a evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje; así como la orientación y tutoría pormenorizada del alumnado, en este caso el docente también se convierte en guía y supervisor. La atención al desarrollo intelectual, afectivo, social, moral… del alumnado puede resumir la función del docente dentro del proceso formativo.

El docente debe ser conocedor de las necesidades del alumnado, con el objetivo de establecer estrategias que permitan alcanzar un adecuado desarrollo en todas las parcelas que van a configurar el desarrollo y personalidad de los mismos.

De esta forma, cada vez se abrirá más paso su consideración como mediador en los aprendizajes.

 

 

oposicion9

contacto@tuaulaonline.es